Un blog de Historia Natural

Bienvenid@ a este blog de ciencias naturales. 

Icono del blog

Siempre me ha fascinado la biología, entender los fundamentos de la vida y su inmensa y asombrosa variabilidad en nuestro planeta. En este blog vamos a realizar un viaje apasionante en el árbol de la vida, en el que nos sumergiremos en disciplinas tan variadas como la botánica, la zoología, la microbiología y la fisiología, con el apoyo fundamental de la biología celular y molecular, la bioquímica y la genética. Describiremos los fundamentos de los seres vivos, desde la unidad básica de vida que es la célula hasta la máxima complejidad que nos brindan las ballenas azules, los animales más grandes que han poblado la tierra a lo largo de su historia.

Como es un blog dedicado a la biología dos ideas principales deben presidir el desarrollo de cada una de sus aportaciones, la teoría celular y la teoría de la evolución. Gracias al trabajo de dos coetáneos del siglo XVII se inicia la teoría celular, Robert Hooke que fue el primero en visualizar microorganismo y acuñó el término de célula para describir la estructura de hongos microscópicos y del corcho y Antonie van Leeuwenhoek que mejora el microscopio y es capaz de ver por primera vez protozoos y bacterias.

Antonie van Leeuwenhoek (izquierda) y Robert Hooke (derecha)

Hoy sabemos que todos los organismos están compuestos por células. La célula es la unidad básica de la vida y una célula proviene de otra célula. Por otro lado sabemos que todas las especies están relacionadas por ancestros comunes y que, gracias a la descendencia con modificación, las especies han ido cambiando y no permanecen inalterables a lo largo del tiempo.

Charles Darwin y Alfred Wallace se dieron cuenta que el motor de dicha evolución es la selección natural, que lleva aparejado una mayor eficacia biológica, reproductiva o de adaptación al medio y que más tarde se vio que necesita que los cambios se den en el genoma y sean, por consiguiente, transmisibles a futuras generaciones, heredables. Es asombroso entender como el azar al incorporar errores en la información genética junto a la presión ambiental permiten esa evolución tan exitosa.

Charles Darwin (izquierda) y Alfred Wallace (derecha)

Esta evolución que con el paso de millones de años produce una gran divergencia biológica o especialización en el árbol de la vida, con la aparición de millares de especies todas provenientes de un descendiente común (LUCA).

Carl Linnaeus

Gracias a las herramientas filogenéticas podemos estudiar las semejanzas y diferencias entre organismos y sus relaciones evolutivas entre especies. Especies que podemos nombrar y clasificar gracias a la taxonomía que floreció con el inmenso trabajo de Carl Linnaeus y que su sistema binomial de género y especie perdura hasta nuestros días. Géneros que se agrupan en familias, órdenes, clases, filos, reinos y dominios. 

Esta convergencia hacia un ancestro común tiene un aspecto muy interesante y que nos facilita entender las bases de la vida. Los principios celulares y moleculares son muy similares, el código genético es universal y por consiguiente podemos tener modelos experimentales sencillos y abordables y que tengan su traslación a organismos más complejos y nos permitan entender en ellos asuntos de otra forma serian casi inalcanzables.

El naturalista David Attenborough allá por los años 70, en el prefacio de su serie Life nos decía «hay al menos 4 millones de plantas y animales en el mundo; 4 millones de soluciones diferentes al problema de seguir con vida. Donde quieras mirar, hay vida”. Con las estimaciones que tenemos actualmente hemos pasado de esos 4 a 8 millones. Esta riqueza puede aún quedar ensombrecida con la variedad que esconde el mundo microbiano, el cual estamos aún descubriendo en gran medida. A día de hoy conocemos poco más de 9 000 bacterias, pero se estima que pudieran existir mil millones de especies de procariotas.

Es impresionante poder descubrir como la selección natural ha creado tantas formas de vida, algunas más simples y otras más complejas, que se adaptan a tan variadas condiciones ambientales. Es asombroso poder entender como los organismos han moldeado inconscientemente sus constituyentes y su fisiología y han logrado tales adaptaciones. Es maravilloso ver como lo seres vivos que pueblan la tierra forman ecosistemas interdependientes y unos necesitan de los otros para poder sobrevivir en armonía. Es increíble pensar que la vida tiene una arquitectura con un claro fin, conseguir seguir propagando esa vida con seres semejantes y que a la larga, pequeñas imperfecciones en el proceso reproductivo serán la piedra angular de la misma evolución. Somos testigos conscientes del legado biológico en nuestro planeta, una verdadera rareza cósmica y es un enorme privilegio poder entender el funcionamiento de los seres vivos. Pero el éxito evolutivo de los seres humanos en comparación con otras especies, gracias a su inteligencia y al desarrollo de la ciencia y tecnología a generado una gran expansión que puede tener su lado negativo sobre el planeta (en los últimos 50 años hemos duplicado en número de habitantes). Conocidas todas las alteraciones y transformaciones que la especie human ha realizado sobre la tierra, es nuestra obligación seguir morando este planeta aplicando el menor impacto posible sobre este equilibrio natural tan frágil y respetar en la medida de lo posible al resto de seres vivos que pueden ser muy vulnerables frente la acción que ejercemos a nuestro ecosistema global.

En este blog quiero celebrar con todos vosotros esta riqueza que nos ofrece nuestro planeta lleno de vida, desde los seres microscópicos hasta las plantas y los animales e ir desgranando poco a poco sus fundamentos, sus relaciones y el impacto sobre la tierra y sobre los humanos.

Espero que os guste,

Rafael Sirera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *